Angelinos que apoyan a Trump oran por su pronta recuperación de COVID-19

El anuncio de que el presidente tiene coronavirus, recordó la vulnerabilidad de los adultos mayores a la pandemia.

A casi un mes de las elecciones en las que busca reelegirse, el presidente Donald Trump anunció en su cuenta de Twitter que él y su esposa Melania salieron positivos a COVID-19. Un día después, aún cuando la Casa Blanca reportaba que el mandatario experimentaba síntomas leves, como medida de precaución fue trasladado al Centro Médico Militar Nacional Walter Reed. En Los Ángeles, sus simpatizantes esperan que su recuperación sea rápida.

Sin embargo, la noticia causó un gran revuelo considerando que la pandemia del coronavirus ha matado a más de 200,000 estadounidenses y a casi 16,000 californianos.

Trump tiene 74 años de edad y sufre de obesidad, lo que lo coloca en el grupo con más riesgo de presentar los efectos más adversos de la enfermedad.

El doctor Ilan Shapiro, director médico de Bienestar y Salud de la Clínica Altamed, dijo que las personas de la edad del presidente, tienen cinco veces más posibilidades de complicaciones y alto riesgo de mortalidad por el coronavirus.

Si a la edad se le suma el sobrepeso del presidente, nos encontramos con otro factor que lo hace más vulnerable, explicó el galeno.

Y detalló que lo que sucede con los adultos mayores, es que tienen mayores probabilidades de sufrir complicaciones cuando contraen el virus porque a esa edad, la memoria inmunológica es baja aunado a que muchos de ellos sufren de presión alta y estrés. “También influyen lo que comen”, señaló.

Las tres cosas que el doctor Shapiro recomienda a los adultos mayores para prevenir que contraigan COVID-19 son: distancia social; el uso de mascarillas y el lavado frecuente de manos.

“El virus lo transportamos en las manos y lo adquirimos al tocarnos los ojos, nariz y boca. También de las gotas de saliva o el moco”.

El doctor Shapiro confió en que el presidente se recuperará  y pasará a ser parte de la estadística del 99.4% de los sobrevivientes de COVID-19.

Desde el inicio de la pandemia, el presidente Trump ha sido renuente al uso de mascarillas, y se ha resistido a seguir las indicaciones de prevención dadas por las autoridades de salud.

Durante el debate presidencial de esta semana, se burló de su oponente demócrata, el exvicepresidente Joe Biden por usar siempre cubrebocas, aún cuando es una de las recomendaciones principales de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Yo no uso mascarillas como él. Cada vez que lo veo tiene una mascarilla. Puede estar hablando a 200 pies de distancia, y aparece con el cubrebocas más grande que he visto”, dijo durante el debate.

Y afirmó que él usaba la mascarilla solo cuando la necesitaba y ejercía la distancia social.

El candidato demócrata Biden publicó en Twitter que él y su esposa Jill habían salido negativos al COVID, con lo que se despeja la duda al menor por ahora de que el presidente lo hubiera contagiado, ya que compartieron el escenario y el mismo cuarto durante el debate presidencial del martes 29 de septiembre.

“Gracias a todos por sus mensajes de preocupación. Espero que esto sirva como un recordatorio: usen una mascarilla, mantengan la distancia social y lávense las manos”, dijo Biden.

Y en otra publicación en Twitter, envió a Trump y a la primera dama Melania Trump sus buenos deseos por una pronta recuperación.

“Continuaremos orando por la salud y seguridad del presidente y su familia”, escribió.

Una vez que una persona está expuesta al virus se puede tomar hasta 14 días para que se presenten los síntomas de la infección. “Normalmente aparecen como al quinto día de haber estado expuesto. Pero estoy seguro que al exvicepresidente Biden le estarán haciendo la prueba de COVID-19 a diario”, dijo el doctor Shapiro.

Tanto el vicepresidente Mike Pence como su esposa salieron negativos a la prueba del virus, según anunció la Casa Blanca.

Reacciones

Mario Guerra, exalcalde de Downey, de afiliación republicana y pro Trump, dijo que en este momento se debe dejar a un lado la cuestión partidista, y orar por la salud del presidente y todos los que estén enfermos de COVID-19.

Si el enfermo hubiera sido el expresidente Obama o el exvicepresidente Biden, oraríamos de igual forma por ellos. Tenemos que trabajar juntos contra este virus que ha matado a mucha gente en todo el mundo”.

Reiteró que quiere y desea lo mejor para Trump porque es el presidente, y espera su pronta recuperación.

Luis Alvarado, un consultor republicano quien no apoya a Trump, dijo que la enfermedad del presidente hay que verla desde dos ángulos.

“Primero, quién gobierna al país mientras él está en cuarentena y cómo afecta su campaña. La líder del Partido Republicano en el país, Ronna McDaniel también salió positiva al coronavirus”.

En segundo lugar, dijo que la edad y la condición física ponen al presidente en alto riesgo.

“Si se incapacita le tocaría al vicepresidente Mike Pence asumir la presidencia, y si él se enferma, aunque ya dijo que no tiene COVID, sería Nancy Pelosi, la líder de la Cámara Baja en Washington,”.

Alvarado consideró que por cuidar su marca y no aparecer como un gobernante débil, el presidente tomó el riesgo de no cuidarse de la pandemia, y ahora está enfermo.

“La verdad no creo que se haya inventado que tiene coronavirus como estrategia de campaña. Por el contrario, hacer eso le mataría su carrera”.

Jazmina Saavedra, una republicana pro Trump de Los Ángeles, confesó sentirse optimista de que el presidente se ponga bien en unos cuantos días.

“El 99% de quienes hemos enfermado de COVID, hemos sobrevivido. A mi me pegó en marzo. Perdí el olor y el sabor. Me aislé, pero en 7 días ya lo había superado y estaba como nueva”.

Y consideró que cuando el presidente Trump esté bien, demostrará al mundo que se puede salir adelante del virus. “No pasa nada”, exclamó.

Los adultos mayores corren mayores riesgos de complicaciones por el coronavirus. (Archivo/La Opinión).

Mayores riesgos

Aunque el mayor número de infectados por COVID-19 se ha dado entre los menores de 50 años, a mayor edad, la tasa de muertes aumenta.

Así tenemos que han muerto por COVID-19 en California, 5,148 personas entre los 65 y 79 años de edad. De esa cifra, 2,619 fueron latinos.

En tanto, que 3,016 personas de entre 50 y 64 años perdieron la vida  por COVID-19, 2,033 eran latinos.

Y el grupo de edad de los 35 a los 49 años, murieron 895 por la pandemia, 682 latinos.

A manera de comparación, tenemos que el número más grande de infectados corresponde a las edades de entre 18 y 49 años, con 487,779 casos; mientras que entre los mayores de 65 años, se han presentado 86, 965 casos confirmados en el estado.

El 61% de todos los casos de COVID-19 han sido de latinos; y el 48.4% de todas las muertes por esta enfermedad han ocurrido en este grupo étnico.

El Departamento de Salud del condado de Los Ángeles reportó que hasta el 1 de octubre, el 92% de las personas que han muerto de COVID-19 tenían condiciones de salud preexistentes. El 51% de los fallecidos son latinos.

Hasta el 1 de octubre, California tenía 816,749 casos de COVID-19; y 15,984 muertes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<